Homepage - Entrada - Comprar - Contactar - Galeria Virtual - Quienes somos - Budesca - Cistaré - Florencia - Sillué - Tanabe -     Blesa
Pintores

Francesc Sillué
Francesc Sillué, es pintor de corazón inquieto, nacido el 24 de Febrero de 1936 en Barcelona. Una vez conseguida la madurez expresiva como pintor, le lleva a interesarse plásticamente por los mercados al aire libre, los puestos de antigüedades, las bandadas de palomas y las muñecas puestas en aparadores. Temas, todos ellos, al parecer, distintos, pero que sería interpretados con la misma voluntad, proveniente de las experiencias de la infancia, de separar y gustar cada detalle de una mescolanza de olores y sabores que crea con natural empuje.  José Maria Cadena

 

Isidre Cista
La expresividad vigorosa, casi virulenta, que caracteriza el mensaje de Cistaré, impacta por la carga emocional que se intuye al contemplar su pintura. El paisaje, tal como lo concibe el artista, es el teatro de una lucha titánica en que los pigmentos, de gran densidad matérica, acaban teniendo un valor de contenido ya que el relieve y la rugosidad que Cistaré busca y logra plasmar proporciona una vía suplementaria de lectura  Artista dotado de una capacidad considerable para abordar distintos géneros de creación , Cistaré pinta la temática floral y la naturaleza muerta con la misma fuerza del paisajista notable que es también. Idéntica fuerza cromática; la misma densidad matérica; y el común denominador de ritmos de color obtenidos gracias a una gestualidad inherente a la personalidad del pintor.
 Rafael Kyoga-Berliner
 

 

Joaquim Budesca.
Será  en la interpretación del agua, con su movimiento y sus reflejos, donde el pintor encontrará  modelos de una gran efectividad artística que le permitirán investigar . con este criterio surgen unos grandes formatos - atrevidos y valientes- hechos con un espíritu feliz y libre, compuestos por formas que marcan modulaciones ilusorias de la sustancia cromática. En ellos no hay ángulos, no hay aristas.... únicamente formas aparentes , móviles y brillantes, las cuales surgen según una ley de ilusiones cromáticas. En las visiones del mar. Budesca descubre que la importancia no esta tanto en la apariencia exterior de las cosas sino en su cualidades internas. Un sentimiento que lleva a dejar de lado la anatomía y el enmarcado de las formas aparentes, y se remite a la materia coloreada la cual se confía plenamente. Bajo esta idea surgen cuadros  que destacan por la sutileza de sus valores cromático, particularmente en aquellos verdes y azules casi puros jugando con el gris calido, con rosas y los rojos. En la realización de estas obras, el pintor se encuentra en la plenitud de sus facultades y dominador de la técnica escogida.- Isabel Coll

 
Florencia Coll
La pintura de Florencia Coll tiene a la mujer como protagonista. Una mujer que se construye la propia personalidad y que nos mira, segura y curiosa, mientras se viste o se desnuda, ¡quien sabe!- tras la protección de un biombo con motivos marineros. O que pasea en bicicleta, equilibrada y con la cabellera al viento, consciente de que no ha de exaltar una feminidad que siente de modo natural y que la hacen atractiva en sus obras. La envuelve un aura de sinceridad en la expresión que es su mayor gracia.
Porque Florencia Coll posee una fresca facilidad natural para expresarse con el color. Su pintura parte  de una realidad que podríamos situar en los años 20, pero es actual. No queda rememorativa de situaciones pasadas -bañistas con albornoces a rayas, señoras muy compuestas que van de visita...- sino que se advierte modernidad en la intención  y en el modo de resolver las composiciones. Parte de un ingenuismo de buena factura, que no conduce hacia la pintura naïf, al contrario, eleva el sentido creativo de las obras hacia un modo de hacer plenamente artístico. Salas
 

Yoichi Tanabe
La representación del paisaje es una invención acotada de la amplia e inabarcable idea de naturaleza, y así aparecen el paisaje natural, el urbanizado, el espiritualizado, el interior; en ellos, todo cuanto sucede es como un acontecimiento de lo humano. El barco es una alegoría del viaje vital. En él esta todo el trayecto de la vida y con el se inicia un mundo: navega, embarranca, se carena en el dique y vuelve a navegar. El paisaje natural, con sus bellos y alegres campos floridos, con profundos canales, y  con espesos bosques que, cruzados por caminos interrumpidos por la vegetación, entre aparición y desaparición, no se sabe muy bien  a donde pueden llevar, se convierten también en metáfora de lo humano.
En los paisajes de Tanabe a menudo han ido apareciendo fábricas lejanas cuyas chimeneas se levantan como un signo de renovación social. Pero su pintura se ha ido aproximando a la fabrica hasta penetrar en ella, analizándola por dentro y, al emprender este viaje introspectivo, la fabrica se convierte en un verdadero paisaje interior, como el lugar del proceso de desarrollo del complejo mundo interior del hombre.-Marga Perera

 
Manuel Blesa
La compenetración de Manuel Blesa  con el objeto pintado, junto a su constante interés para llegar a encontrar todo el valor y toda la belleza que poseen las distintas piezas cerámicas, da como resultado una serie de agrupaciones plenamente conseguidas, y realizadas con un dibujo sólido y preciso, a la vez que con un colorido, basado en una gama de blanco, que es muestra del buen gusto y de la maestría del artista.
Cada uno de los detalles, por mas nimios e insignificantes que pueda parecer a simple vista, son transportados a la tela con precisión e intensidad, siendo motivo para demostrar la habilidad del artista, y dando como resultado una serie de obras delicadas y lumínicas.
Manuel Blesa  se mueve en medio del intimismo de su mundo y del de sus objetos, dejándose en algunos momentos transportar hacia un mundo más onírico y mas subjetivo, mundo que será pintado sirviéndose de colores brillantes, posiblemente para comunicarnos mejor el misterio que para él suponen los elementos pintados. Estas composiciones, que  por un momento son aspectos reales de una irrealidad humana, hacen que nos encontremos frente a obras  verdaderamente sugestivas. Así  pues, en la pintura de Manuel Blesa, no se reproduce sólo lo que el artista capta de una realidad inmediata, sino que en ella se encuentra algo más profundo y personal, un sentimiento que es fruto de una búsqueda emocional e intimista. - Isabel Coll Mirabent.